COLUMNA: Cotidianidad

¿Estás invirtiendo bien tu tiempo?

Por Karla Aliset Morfin Arredondo

A veces es necesario que la vida nos cambie de la noche a la mañana para darnos cuenta que el tiempo que nos queda no es para malgastarlo. Justo cuando crees saber todas las respuestas de la vida en cuestión de segundos cambian las preguntas.

No permitas que la escuela, el trabajo y demás responsabilidades consuman tus momentos más valiosos contigo mismo y con los demás. No permitas que tus ganas de querer superarte y triunfar terminen por irte aislando de las personas que han estado contigo en cada batalla. No permitas que un mal día le quite color al resto de tus días. No permitas que las ofensas de alguien lastimen o apaguen tu luz. No permitas que un error te haga renunciar a tus sueños. No permitas que te derribe el obstáculo por miedo a volver a fallar. No permitas que se te pase la vida y postergues las cosas para después, mañana, la siguiente semana, el próximo mes, el siguiente año quizás nunca.

La vida no regresa, el tiempo no es amigo de nadie, las cosas se acaban, las personas se van y llegan nuevas, el trabajo te va remplazar al día siguiente que mueras y dime ¿realmente has disfrutado la vida? ¿has usado bien tu tiempo? Pero no solo en crecer profesionalmente, dime ¿en qué momento del día te detienes y te felicitas por todo lo que has superado? ¿qué día de la semana le recuerdas a tu familia o amigos que los amas? ¿qué momento sonríes por un error sin frustrarte? ¿qué momento dedicas para ti y hacer lo que te gusta?

Deja de postergar y comienza a vivir porque un día sin avisar ya no estarás en este mundo para hacer todo aquello que no hiciste por falta de tiempo. Si no hay tiempo, haz un tiempo, pero no te quedes con las ganas de hacer algo solo porque hay cosas más importantes que tú. Nada es más importante que tú, porque si tú no estás bien lo demás difícilmente lo va estar.

Compartir:
Califica esta Noticia
Sin Comentarios

Deje su Comentarios