EDITORIAL: Educación y nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías se han convertido, en las últimas décadas, en uno de los aspectos más importantes para cualquier área del desarrollo humano. Sus aplicaciones, además de ser ya indispensables por ser una consecuencia lógica del avance tecnológico, facilitan por mucho el trabajo y las actividades diarias. Para el futuro inmediato, esa proyección es considerada una evolución natural porque ha quedado demostrado que aporta soluciones válidas y eficaces. Por supuesto, la educación y el área formativa estarán firmemente involucradas al tratarse de mecanismos muy dinámicos.

En una gran parte del mundo desarrollado, en los procesos educativos tienen protagonismo dispositivos móviles como celulares, tabletas, iPad y computadoras portátiles. Su utilización está dejando de lado el añejo proceso que circunscribe el aprendizaje en la memorización, potencializando la parte activa que en toda recepción de conocimientos debe haber. Desde los centros educativos más avanzados, se está ya trabajando en la creación de contenidos para ese tipo de formatos, donde los profesores serán meros conductores y orientadores del conocimiento que se compartirá en aulas altamente tecnologizadas. Actualmente, es muy bajo el índice de jóvenes que no cuenta con alguno de esos aparatos de última generación.

Las posibilidades del uso de soportes digitales al frente de un salón de clase son amplias porque ya no se limitan a la transferencia de información o intercambio de archivos. Ahora, los contenidos pueden ser enriquecidos con productos multimedia. Además, los futuros profesionistas estarán respondiendo, de manera firme, a los requerimientos que tendrán en sus posibles centros de trabajo.

Es necesario tener en claro que las ideas, el conocimiento o el desarrollo tecnológico no son contenidos inamovibles, estáticos o de aplicaciones simplistas. Por ello, el concepto de educación tiene que, forzosamente, irse adecuando a la aparición de nuevas propuestas digitales. Después de todo, los mayores consumidores de ese tipo de tecnologías siguen y seguirán siendo los jóvenes.

Editado por Jaqueline Verján Escamilla

Compartir:
Califica esta Noticia
Sin Comentarios

Deje su Comentarios