¿Qué cambios significa el T-MEC para México?

Por Rosario Cervantes, Mariano Sáenz, Javier Jiménez e Ismael González

El T-MEC (Tratado México-Estados Unidos-Canadá) es la modernización del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) que desde el año de 1994 estaba en vigor. Las ideas para la modernización del TLCAN empezaron en el 2018 y hasta el año en curso entró en vigor por todas las negociaciones entre los tres países involucrados que duraron 13 meses.

En la opinión de algunos expertos, el T-MEC tiene más restricciones y más condicionantes, lo que hace que la potencia que tenga para reactivar la economía sea muy baja, pero también tiene sus beneficios, por ejemplo, la reforma laboral que México tuvo que cumplir, favoreciendo a millones de trabajadores por todo el país o ante cualquier disputa comercial entre los tres países, el T-MEC igualaría las condiciones para todos.

El objetivo de este ensayo es analizar los cambios que ha traído consigo el T-MEC para México, cómo ha afectado a los sectores político, social y económico y los beneficios que también representa para nuestro país el acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá.

No se obviarán las reglas que ha impuesto el gobierno de los Estados Unidos, se analizará las repercusiones que esto tendrá para México y las modificaciones a las que se ha visto obligado a hacer el gobierno mexicano para cumplir con las condiciones y acuerdos del T-MEC.

 ¿Cómo queda México ante el T-MEC?

El tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, ha reformado los acuerdos comerciales entre estas tres naciones. Desde su entrada en vigor el 20 de julio de 2020, se han dado varias reformas a las leyes mexicanas, específicamente el Código Penal Federal, la Ley Federal de Derecho de Autor y Ley de Aduanas.

Además, el T-MEC ha traído consigo la creación de nuevas leyes para que México pueda cumplir con las obligaciones que demanda el tratado, las nuevas leyes son: la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, la Ley de Infraestructura de la Calidad, y la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación.

El T-MEC ha supuesto un cambio en distintos sectores para México, pues además de suplir al TLCAN, que estuvo vigente desde 1994 hasta 2020, ha modificado las reglas del juego para nuestro país.

Uno de cambios más significativos en el sector social es el derecho a los trabajadores, pues las empresas sindicatos estadounidenses manifestaron su preocupación ya que en México se podrían aplicar reglas más laxas en los campos de las normas laborales y ambientales.

La solución a esto fue el aumento al salario mínimo por parte del gobierno mexicano, además de quedar estipulado en el nuevo acuerdo el establecimiento de mecanismos para forzar la aplicación de las obligaciones laborales del acuerdo, junto con la verificación de su cumplimiento.

En el sector económico, se realizaron cambios en la industria automotriz por parte de los Estados Unidos, quienes han puesto sus reglas para jugar. En este rubro, el país vecino estipuló que hasta el 45% de la fabricación de automóviles debe ser producto de las labores de obrero que ganen por lo menos 16 dólares la hora.

La lectura que se puede hacer ante este cambio es que para nuestro país, esta modificación implica una menor movilidad de fábricas por menor mano de obra.

No todo es malo para México, nuestro país tendrá grandes oportunidades de crecimiento, aunque es indudable que este acuerdo se ha firmado con las condiciones que ha puesto Estados Unidos, buscando ser el mayor beneficiario por dicho tratado comercial.

Para México, el T-MEC representa el crecimiento del comercio digital y fortalecer la protección de datos de los consumidores, además de obtener un mayor acceso a servicios financieros y más oportunidades para las instituciones financieras mexicanas en los mercados de la región, según Forbes.

Desde el gobierno mexicano ven con optimismo este nuevo acuerdo comercial y definen al T-MEC como una oportunidad de crecimiento en distintos sectores. Por ejemplo, la secretaria de Economía del Gobierno de México, ve al tratado como una oportunidad para salir adelante ante los efectos de la pandemia por Covid-19.

«Sabemos que esta integración comercial productiva servirá para salir adelante de estos efectos económicos del Covid, pero sobre todo generará espacios de desarrollo e inclusión en todo el territorio. El T-MEC es un trabajo por México y seguramente lograremos que este tratado comercial convertirlo en palanca de desarrollo y no solamente de intercambio comercial”, dijo la funcionaria en julio de 2020, previo a la entrada del T-MEC.

Este tratado tiene una vigencia de 16 años, por lo que los cambios políticos y las situaciones financieras que vengan, también podrán definir el futuro no solo del actual acuerdo, sino de los tres países.

Compartir:
Califica esta Noticia
Sin Comentarios

Deje su Comentarios