Últimas

Amantes de lo ajeno

diciembre 21st, 2018 | by Diego
Amantes de lo ajeno
Así va Colima
0

Reportaje

“La vendí, sí. Fue muy doloroso porque era la casa, era pequeña pero yo tenía mi fuente y tenía como yo había querido, era mi casa, la que yo diseñé con mi hermano pero la dejé”, fueron las palabras de Karina Robles, quien hace tres años (2015) sufrió dos robos en su vivienda, razón que la orilló a abandonar el hogar de sus sueños.

Ana Karina Robles Gómez, madre de una niña pequeña, profesora universitaria en educación superior y productora de radio, quien en aquél entonces vivía únicamente con su hija, pasó por lo que nunca hubiese imaginado después de haber planificado su propia casa y mudarse al fraccionamiento Campestre Arboledas, un robo dentro de su vivienda. Además, para su mala fortuna, no se dio cuenta de señales que le ayudaran a detectar las malas intenciones de los futuros delincuentes.

 “Sabían que era una mujer que vivía sola, porque constantemente caminaban y hasta me decían ‘¿le corto su pasto?’, ‘¿le arreglo aquí?’, estaban al pendiente. Las casas que más robaban eran de mujeres que trabajábamos muchas, muchas horas al día”, señaló la afectada.

Actualmente, de acuerdo a declaraciones de José Óscar Pucheta Santillán, Director General de la Policía Estatal, existen tres municipios en Colima con la mayor problemática de robos en casa, pero no hay colonias señaladas como punto rojo en las cuales estos sucesos se presenten con regularidad.

“Colonias en sí no habría, el estado de Colima tiene tres municipios donde está asentado el mayor número de habitantes, como es Tecomán, lo que es Manzanillo y obviamente la capital Colima, están llevando a cabo estas acciones delictivas los presuntos responsables, ya sea en colonias de escasos recursos y en colonias donde se encuentra un valor adquisitivo bastante representativo para el estado”, afirmó el director policial.

La primera ocasión que Karina sufrió un robo no pudo abrir la puerta de su propia casa debido al sabotaje que habían sufrido las cerraduras, sin embargo, cuando pudo ingresar a su hogar vio que estaba ‘patas arriba’; cajones, botes, ropa, colchones, todo estaba hecho un desorden. Lo peor no fue haber visto un caos, lo peor fue notar que objetos obtenidos a base del esfuerzo derivado de su trabajo hacían falta, objetos como electrodomésticos, cámaras, computadoras, perfumes y hasta aretes comunes y corrientes.

Por consecuencia de lo anterior, Karina no se quedó de brazos cruzados y buscó una solución; llamó a las autoridades, acudió al Ministerio Público y denunció lo sucedido, pero su caso nunca obtuvo la resolución que ella esperaba.

“Yo sí llamé de inmediato a este número cortito de seguridad. Sí esperé a que llegara la policía, traté de hacer lo correcto, lo que se supone que es lo correcto, esperar que fueran las autoridades. Fui y perdí todo un día en el Ministerio Público para hacer la denuncia correspondiente y no ocurrió nada”, dijo la mujer, con una voz de resignación.

Finalizado el 2015, de acuerdo al reporte de estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el estado de Colima registró una totalidad de 2 mil 986 robos contra el patrimonio, de los cuales 1 mil 321 fueron a casa habitación, clasificados de la siguiente manera: 1 mil 064 sin violencia y 257 con violencia.

Además, durante ese año las cifras incrementaron desde el segundo hasta el penúltimo mes, siendo enero el período con menos incidentes contra el patrimonio de casa, con 40 robos, mientras que noviembre lo cuadruplicó con 161 casos.

En la segunda ocasión que la casa de Ana Karina volvió a sufrir de un incidente delictivo, se dio cuenta de que no era la única que pasaba por esta situación, que el problema era grave y que ya no tenía caso acudir con las autoridades correspondientes para denunciar, porque ella indicó que mientras no se resolviera nada, la realidad seguiría siendo la misma.

El haber reforzado las protecciones de su casa no pudo evitar que los delincuentes las forzaran para volver y hurtarle de nuevo su estéreo, una computadora portátil, entre otras cosas. Este nuevo incidente provocó que aquél lugar en el que había decidido vivir, tendría que ser abandonado.

“Allí decido dejar por completo el lugar por una razón, yo me había divorciado y vivía sola con mi hija, mi hija pequeña, yo era directora de la radio de la universidad y tenía un trabajo y una responsabilidad muy absorbente, entonces en algunos momentos mi hija pequeña estaba sola y no iba a arriesgarme a que ocurriera algo mayor”.

Para el 2016, el reporte anual del SESNSP en la incidencia delictiva del fuero común contra el patrimonio en el territorio de Colima se duplicó. Se registraron 7 mil 086 robos, de los cuales 2 mil 845 fueron a casa habitación; 2 mil 638 fueron sin violencia y 207 con violencia.

En ese mismo año, los incidentes respecto a los meses tuvieron altibajos; febrero fue el período con menos robos en viviendas registrando 170 casos, mientras que en agosto, que fue el lapso más alto, se anotaron 273 acontecimientos.

Posteriormente, los registros del 2017 en robos a casa habitación disminuyeron, lo que generó que los hurtos con violencia bajaran considerablemente un 82.1%.

En el presente año, 2018, y a falta del reporte delictivo de los meses noviembre y diciembre, el estado de Colima podría volver a incrementar la totalidad de robos en la modalidad casa habitación.

Desde septiembre, una de las víctimas que denunció su caso, y por confidencialidad a salvaguardar su nombre, lleva casi una cuarta parte del año con la denuncia en proceso, puesto que la única comunicación que ha tenido con las autoridades fue quince días después del suceso solamente para ratificar la acusación que había hecho.

De la poca buena suerte que pudo tener la perjudicada al llegar al ingresar a su casa, ubicada en Vista Bugambilias en Villa de Álvarez, fue que todo de lo que se le despojó se encontraba en el patio del hogar. La mayoría de objetos correspondían a herramientas tales como una pala, un marro, unas tijeras para cortar césped, un rastrillo para jardín, entre otras; pero algo de gran peso que desapareció y que, aunque no es muy común pero tampoco es muy raro, fue el cilindro de gas.

“Cuando entré noté algo raro en un ventanal que da hacia el patio. Estaba abierto el ventanal y yo siempre lo dejo cerrado, fue cuando me di cuenta. Tengo unos barrotes también, una protección para que no se pase del patio, y el ladrón trató de violar ese barrote pero no pudo, tuvo que dar la vuelta a una puerta de servicio, la que da al patio, por afuera, ahí vi que esa puerta estaba abierta. Fue cuando me di cuenta que se habían metido a robar, por lo menos las cosas del patio se las llevaron. Adentro, en toda la casa no pudieron entrar, afortunadamente”, puntualizó la mujer.

En Villa de Álvarez, el Director General de Seguridad Pública, Tránsito, Vialidad y Protección Civil de dicho municipio, Sergio Granados Aguilar, confirmó que en esta zona del estado hay tres colonias que constantemente presentan esta problemática.

“Nosotros tenemos detectado que el índice, nuestro mapa de calor, como lo llamamos nosotros, se da mucho en la zona sur poniente que es la colonia Tabachines, Rancho Blanco, son las colonias que tienden un poquito más a la incidencia de robo casa habitación, y la colonia Solidaridad en la zona norte poniente”, apuntó el director.

Es entendible que aquella mujer, con la que se comunicaron por teléfono una sola vez durante casi tres meses, sienta desconfianza hoy en día y haya perdido las esperanzas de que su denuncia pudiera obtener una resolución, la cual pudo haber quedado en el olvido y haya sido uno de los casos que la antigua administración en materia de seguridad eliminó; una hipótesis planteada después de que el director Sergio Granados emitiera algunas manifestaciones.

“El día que yo tomé el cargo, que fue el 16 de octubre del presente año (2018), cuando llego a la oficina, busco estadísticas, busco incidencias y me encuentro con que no tenemos nada, todo se lo llevaron, borraron información.”

Luego de ser cuestionados sobre el origen de los robos en casas, ambos directores, el de la policía estatal y el de seguridad pública, reconocieron que las adicciones son las causas principales que orillan a los delincuentes a desvalijar electrodomésticos, aparatos electrónicos, herramientas, cilindros de gas y hasta tuberías de cobre.

En el reporte actual del SESNSP, que fue publicado el 11 de noviembre de 2018, con corte informativo hasta el 31 de octubre del año en curso, la entidad colimense se encuentra a tan solo 351 incidentes de robos a casa habitación de igualar el número total del 2017, y a uno más de superarlo (352).

En los últimos tres registros anuales, los meses que han sido punto rojo de incidentes respecto al saqueo de casas han sido agosto (2016), enero (2017) y nuevamente agosto (2018), dejando ver que un factor que ha venido causando gran peso para que esto se genere es la temporada vacacional.

Por lo anterior, los diferentes sectores de seguridad pública se han encargado de realizar y llevar a cabo programas para la prevención de delitos, la cual consiste en visitar colonias para platicar con los comités e instruirlos a actuar de una manera en que puedan minimizar actos criminales, desempeñando un papel como vecinos vigilantes y vigilantes urbanos. También se les ha encaminado a realizar denuncias ciudadanas, vinculaciones o proximidades sociales. Esto reflejará en el reporte de fin de año si las campañas fueron efectivas o de plano habrá que rediseñar estrategias para prevenir aumentos en los incidentes delictivos.

Por otra parte, Karina, quien fuese víctima en su antiguo hogar, ahora vive con más tranquilidad desde que decidió y comenzó a vivir en lo que ahora es su nueva dirección; mientras que la mujer que decidió que se mantuviera su anonimato, hoy en día ha perdido la paz para poder gozar su vida sin que el miedo pueda hacerse presente, donde además ha pensado no solo en cambiar de domicilio sino hasta también de estado.

Es importante señalar que, para evitar ser víctimas de robos en nuestras casas, mantengamos protocolos de seguridad, en los cuales podamos apoyar y ser apoyados al momento en que nuestro hogar quede solo, sobretodo en temporadas vacacionales, ya que muchas viviendas llegan a pasar hasta semanas sin sus habitantes, lo cual hace que esta sea una oportunidad para que los delincuentes las aprovechen.

Comentarios

comentarios