COLUMNA: El andariego soplón

Por Roberto Luna

La noche que perdí a la Luna

El eclipse Lunar tuvo buen avistamiento desde la capital colimense y sus alrededores, algunas nubes pasajeras anduvieron por ahí, pero la parcialidad del eclipse entre las tres y cuatro de la madrugada tuvo buen recibimiento, la totalidad fue menos visible, el sol estaba próximo a salir y borró en el cielo el efecto rojizo que debía tener para las siete menos cuarto de la mañana. Un evento que quizás pocos tuvieron la dicha de observar, pero que sin lugar a dudas fue un verdadero espectáculo cósmico visible en nuestro país…

 

Compartir:
Califica esta Noticia