Detectan nuevas variantes al COVID-19 en el Mundo

No hay evidencia de que cause una enfermedad más grave, asegura OMS.

Por: Luis Germán EM

A finales del año 2020, Reino Unido recibía la noticia de una nueva variante a covid-19, así lo informaba la Organización Mundial de la Salud mediante un informe en la plataforma oficial, “Esta variante se denomina SARS-CoV-2 VUI 202012/01 (por las siglas en inglés de «variante en investigación, año 2020, mes 12, variante 01»). se refirieron a la variante como linaje B.1.1.7. Los análisis iniciales indican que la variante puede propagarse más fácilmente entre las personas. Se están llevando a cabo investigaciones para determinar si esta variante está asociada con algún cambio en la gravedad de los síntomas, la respuesta de los anticuerpos o la eficacia de la vacuna.”

Hasta el 13 de diciembre de 2020 se han detectado en el Reino Unido un total de 1108 casos de infección por el SARS-CoV-2 VUI 202012/01. La variante se detectó en el marco de una investigación epidemiológica y virológica iniciada a principios de diciembre de 2020, tras un aumento inesperado de los casos de COVID-19 en el sudeste de Inglaterra.

Reino Unido actuó de inmediato y ratificó su compromiso por la Salud de sus habitantes. “Las autoridades del Reino Unido están llevando a cabo investigaciones epidemiológicas y virológicas para evaluar más a fondo los cambios que conlleva esta nueva variante en la transmisibilidad, la gravedad de la infección, el riesgo de reinfección y la respuesta de anticuerpos. Dado que una de las mutaciones (N501Y) se encuentra en el dominio receptor-obligatorio, las autoridades están investigando con urgencia la actividad de neutralización de los sueros de pacientes restablecidos y vacunados contra esta variante para determinar si tiene algún impacto en la eficacia de la vacuna.”

Fue hasta el 19 de diciembre de 2020 que las autoridades del Reino Unido anunciaron que las zonas afectadas quedarían sujetas a restricciones de nivel 4, que incluyen una limitación de las reuniones sociales, restricciones más estrictas de la movilidad, requerimientos para trabajar desde casa siempre que sea posible y el cierre de empresas no esenciales.

La nueva variante VUI-202012/01 ha sido detectada en varios países, entre ellos Australia, Dinamarca, Italia, Islandia y los Países Bajos.

Según los informes preliminares procedentes del Reino Unido, esta variante es más transmisible que los anteriores virus en circulación y supone un aumento estimado de entre el 40% y el 70% en la transmisibilidad (lo que añade 0,4 al número básico de reproducción R0 y lo sitúa en un rango de 1,5 a 1,7). En la actualidad no hay suficiente información para determinar si esta variante va asociada a algún cambio en la gravedad de la enfermedad a nivel clínico, en la respuesta de anticuerpos o en la eficacia de la vacuna.

México

En pleno comienzo del 2021 y México recibía la noticia de una nueva cepa en el coronavirus, misma que se descubrió en Reino Unido.

A través de un comunicado, fue el gobierno de Tamaulipas confirmó la tarde del domingo 10 de enero, el ingreso de un viajero internacional a su territorio contagiado con la nueva cepa de coronavirus, conocida como B117.

El gobierno estatal resaltó que se trata de un ciudadano del Reino Unido, quien es empleado de una empresa internacional y llegó al aeropuerto de la Ciudad de México en un vuelo proveniente de Ámsterdam el pasado 28 de diciembre.

El día 29 de diciembre viajó de ahí a Matamoros donde se realizó la prueba de PCR, donde dio positivo al virus SARS-CoV-2, por lo que se le indicó aislamiento.

Aunque durante el viaje y los primeros días se mantuvo como asintomático, el pasado 4 de enero ingresó a un hospital privado de la entidad para recibir atención ante una baja de oxigenación, misma que se resolvió el mismo día, por lo que continuó la atención aislado en su domicilio.

El paciente contagiado con la nueva cepa del coronavirus B117 identificada en Reino Unido se encuentra intubado desde el sábado, informó la Secretaría de Salud (SSa).

Mientras tanto, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, indicó que, aunque aún no hay evidencia de que la nueva cepa de COVID-19 esté en México, esta pudo haber llegado desde hace varias semanas al país.

En conferencia de prensa, el funcionario indicó que aún no hay evidencia de que esta nueva cepa, que se detectó por primera vez en Reino Unido, tenga mayor letalidad.

«La variante ya se había identificado desde septiembre, aunque se notificó en diciembre, la primera semana de diciembre, lo más probable es que la cepa esté ya en múltiples países», afirmó.

Coronavirus

El virus que causa el COVID-19 es un tipo de coronavirus, una gran familia de virus. Los coronavirus reciben este nombre debido a los picos en forma de corona que se encuentran en su superficie. Los científicos monitorean los cambios del virus, incluidos los cambios en los picos de la superficie del virus. Estos estudios, incluidos los análisis genéticos del virus, ayudan a entender cómo los cambios del virus podrían afectar su forma de propagación y lo que les sucede a las personas infectadas.

En este caso, se trata del SARS-COV2. Apareció en China en diciembre pasado y provoca una enfermedad llamada COVID-19, que se extendió por el mundo y fue declarada pandemia global por la Organización Mundial de la Salud.

Los coronavirus son virus zoonóticos porque se transmiten de animales a personas. Pertenecen a la familia de virus causantes de enfermedades que van desde el resfriado común hasta el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, por sus siglas en inglés), una persona puede contraer la COVID‑19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotículas que salen despedidas de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar. Estas gotículas son relativamente pesadas, no llegan muy lejos y caen rápidamente al suelo. Una persona puede contraer la COVID‑19 si inhala las gotículas procedentes de una persona infectada por el virus. Por eso es importante mantenerse al menos a un metro de distancia de los demás.

Estas gotículas pueden caer sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, como mesas, pomos y barandillas, de modo que otras personas pueden infectarse si tocan esos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Por ello es importante lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol.

Otras variantes del coronavirus, ¿Qué son?

Está surgiendo rápidamente información acerca de las características de estas variantes. Los científicos están trabajando para obtener más información acerca de cuán fácilmente podrían propagarse, si pudiesen causar manifestaciones más graves de la enfermedad y si las vacunas autorizadas actualmente protegerán a las personas de estas variantes. Por el momento, no hay evidencia de que estas variantes provoquen manifestaciones más graves de la enfermedad o mayor riesgo de muerte.

Según información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), los virus cambian constantemente a través de la mutación, y se espera que aparezcan nuevas variantes del virus con el paso del tiempo. A veces, emergen nuevas variantes y luego desaparecen. En otras ocasiones, emergen nuevas variantes y persisten. Se han documentado diversas variantes del virus que causa el COVID-19 en los Estados Unidos y a nivel mundial durante esta pandemia.

Distintas sepas

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades informó que actualmente hay diversas variantes del COVID-19 que están circulando a nivel mundial:

En el Reino Unido (RU) ha aparecido una nueva variante denominada B.1.1.7 con una cantidad inusualmente elevada de mutaciones. Esta variante se propaga con mayor facilidad y rapidez que las otras variantes. Actualmente, no hay evidencia de que provoque manifestaciones más graves de la enfermedad o mayor riesgo de muerte. Esta variante se detectó por primera vez en septiembre del 2020 y ahora registra una alta prevalencia en Londres y el sudeste de Inglaterra. Desde entonces, se la ha detectado en numerosos países en todo el mundo, incluidos los Estados Unidos, Canadá y recientemente, México.

En Sudáfrica ha aparecido otra variante denominada 1.351, independientemente de la variante detectada en el RU. Esta variante, detectada originalmente a principios de octubre, comparte algunas mutaciones con la variante detectada en el RU. Se han registrado casos provocados por esta variante fuera de Sudáfrica, pero no ha sido detectada en los EE. UU.

En Brasil apareció una variante denominada P.1, la cual fue identificada en cuatro viajeros provenientes de Brasil a quienes se les realizó una prueba de detección durante la evaluación de rutina en el aeropuerto de Haneda fuera de Tokio, Japón. Esta variante contiene una serie de mutaciones adicionales que podrían afectar su capacidad de ser reconocida por los anticuerpos. Esta variante no se ha detectado en los EE. UU.

Casos confirmados de VUI-202012/01 en el mundo. (Hasta el 23 de enero de 2021)

Casos confirmados de VUI-202012/01 en el mundo. (Hasta el 23 de enero de 2021)

 

La Organización Mundial de la Salud, asegura que estas variantes parecen propagarse con mayor facilidad y rapidez que las otras variantes, lo que podría generar más casos de COVID-19. También advierte en que no hay evidencia de que estas variantes provoquen manifestaciones más graves de la enfermedad o mayor riesgo de muerte. No obstante, el aumento en la cantidad de casos provocará una mayor demanda de los recursos de atención médica, lo que generará más hospitalizaciones y, posiblemente, más muertes.

Tanto la OMS y todas las Instituciones de Salud en cada país, refuerzan el cumplimiento riguroso de las estrategias de mitigación de salud pública, como la vacunación, el distanciamiento físico, el uso de cubrebocas, la higiene de manos, el aislamiento y la cuarentena, serán esenciales para limitar la propagación del SARS-CoV-2 y resguardar aún más la salud pública.

Otras recomendaciones

En caso de no tener acceso a agua o jabón, friccionar las manos durante 20 segundos con desinfectante alcohol gel mayor al 70 por ciento.

Evitar tocarse la cara, nariz y boca.

Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar, y usar la parte interna del codo. Desechar los pañuelos sucios en el sanitario o colocarlos en una bolsa de plástico cerrada, tirar a la basura, e inmediatamente lavarse las manos con agua y jabón o alcohol gel mayor al 70 por ciento.

Evitar el saludo de mano y beso.

Si presentan síntomas graves, busca ayuda profesional de ser necesario. Empezar por hablar con tu médico. Los teléfonos de ayuda también pueden ser un buen recurso de apoyo.

Lo recomendable es que las personas que sufran síntomas leves y tengan un buen estado de salud general se confinen en casa. De media, las personas que se contagian empiezan a presentar síntomas en un plazo de 5 a 6 días desde que se infectan, pero pueden tardar hasta 14.

Y, sobre todo, informarse correctamente. Es necesario estar informado y atentas a lo que las instituciones de salud recomiendan.

Compartir:
Califica esta Noticia