Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /nfs/c01/h02/mnt/7675/domains/andante.org.mx/html/wp-blog-header.php:1) in /nfs/c01/h02/mnt/7675/domains/andante.org.mx/html/wp-content/plugins/wp-cerber/wp-cerber.php on line 651

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /nfs/c01/h02/mnt/7675/domains/andante.org.mx/html/wp-blog-header.php:1) in /nfs/c01/h02/mnt/7675/domains/andante.org.mx/html/wp-content/plugins/wp-cerber/wp-cerber.php on line 651

Warning: session_start(): Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /nfs/c01/h02/mnt/7675/domains/andante.org.mx/html/wp-blog-header.php:1) in /nfs/c01/h02/mnt/7675/domains/andante.org.mx/html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: session_start(): Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /nfs/c01/h02/mnt/7675/domains/andante.org.mx/html/wp-blog-header.php:1) in /nfs/c01/h02/mnt/7675/domains/andante.org.mx/html/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298
La exploración biofísica musical, clave para el ingeniero social: Jesús Galindo Cáceres | Andante – Suplemento Periodístico de la FLC UCOL

Últimas

La exploración biofísica musical, clave para el ingeniero social: Jesús Galindo Cáceres

abril 26th, 2017 | by Andante
La exploración biofísica musical, clave para el ingeniero social: Jesús Galindo Cáceres
Campus
0

“Somos mamíferos, recordamos sonidos, olores, lugares, eso es lo que somos, nos parecemos mucho a las ratas y las vacas en cómo reaccionamos”, precisó el doctor Jesús “Chucho” Galindo Cáceres durante la introducción de su ponencia titulada “Ingeniería en comunicación social de la memoria, la cultura y la comunicación”, en el marco del II Simposio Internacional de Comunicación y Cultura: problemas y desafíos de la memoria e historia oral, en el auditorio Carlos de la Madrid Virgen de la Facultad de Contabilidad y Administración.

Con un auditorio concurrido por aproximadamente sesenta personas, el integrante del Grupo de Ingeniería en Comunicación Social de la Música comenzó por explicar ¿por qué? y ¿cómo fue que decidió investigar el tema de la música?, en particular el jazz en la Ciudad de México. Para ello platicó una anécdota sobre un amigo fotógrafo de bodas que le preguntó cómo le hacía para que sus entrevistados se explayaran emocionalmente, a lo que él le respondió: “utiliza los sentidos, la exploración biofísica es clave para tu trabajo como comunicólogo”. Hasta ese momento de la conferencia el auditorio estaba en silencio, entre confundidos y ansiosos de saber cómo terminaría la anécdota.

Entonces comentó que su amigo fotógrafo de bodas realizó un documental al cual agregó un soundtrack a partir de algunas “rolas” significativas para la familia. Ese documental lo proyectaron a mitad de una fiesta, pero causó un efecto inesperado en las personas asistentes: “se armó un desmadre, la gente empezó a llorar y gritar”. Días después su amigo le preguntó ¿por qué ocurrió eso? Y entonces él concluyó que “fue la música, la música malviajó a las personas… lo que ocurre es que nuestra vida está estratégicamente ordenada por pautas musicales. La música te prende, pero todos tenemos un soundtrack personal”, dijo emocionado Cáceres.

Afirmó que la música y los olores son esenciales para nosotros los mamíferos y los asociamos con lugares clave y vivencias personales. Por ello, la música en la fiesta del amigo causó un efecto inesperado, porque les remitió a una memoria familiar desagradable y triste asociada al alcoholismo del padre, y acabó con la fiesta, pero a Chucho Galindo le dio ideas para identificar el poder de la música desde la perspectiva de la ingeniería social.

Entonces, todo el público se sintonizó con el ponente y presentó absoluta atención a las preguntas detonadoras que planteó: “¿qué nos ha hecho la música?, ¿qué hemos aprendido sobre esa configuración y su efecto? y ¿qué podríamos hacer con ella a partir de ese aprendizaje?

Explicó que en términos fisicoquímicos “el reloj, el micrófono, el dedo, todo lo que nos rodea es químico, moléculas y vibraciones; todos somos una rola para otra persona, somos vibraciones, todo el universo es vibración y tiene un referente sonoro” dijo efusivo, repitiendo una vez más que “todo es vibración, todos somos una rola” y aludió a la Teoría de Cuerdas como sustento.

Argumentó que para retener más información cuando se estudia es recomendable poner música de fondo. Entre sonrisas, dijo: “canten sus choros académicos y póngales musiquita para que no se les olvide y si además bailan es mejor”, porque la figura cognitiva más compleja que tenemos es bailar, afecta todo el cuerpo y la mente, regula las emociones. Los asistentes rieron por la elocuencia del doctor Cáceres al sugerir este hábito, y agregó entusiasmado que bailar es como respirar, desayunar o mejor aún “vivir bailando”, y los asistentes rieron. Recomendó volver a estudiar lo básico, cantar, bailar, escuchar, ver y tocar. “Cantar es acupuntura sonora y no hay apapacho más cachondo que alguien nos cante”, sentenció.

“De pronto se nos olvida lo mamíferos que somos, pero en realidad somos sangre, sudor y lágrimas, hay que partir de eso”, dijo el autor de más de 300 publicaciones científicas.

Cáceres afirma que la música funge como un eje articulador de la percepción de la memoria y la imaginación sociocultural, es decir acompaña lo cotidiano, lo amplifica o modifica. También dijo que un punto importante en su investigación es reconstruir y sintetizar los nichos de la música popular y de la música industrial, ya que tienen un enorme potencial que se puede desarrollar para transformar a la sociedad.

Sugirió realizar más investigaciones acerca de la relación entre la sociedad y la música, incluso propuso hacer foros de discusión musicalizados y grupos de canto para integrar a la población, porque la música une y todos proyectamos alegría cuando cantamos o bailamos, recordó a los grupos bailando las canciones de Caballo Dorado, cuando su canción Payaso de rodeo ponía a bailar multitudes.

Chucho Galindo disfrutó la presentación e interactuó con el público, preguntó quién sabía cantar, quién lo hacía cotidianamente y quién tocaba un instrumento, luego aconsejó disfrutar la creatividad musical. Consideró que es muy positivo silbar una canción y entre risas algunos asistentes silbaron unas notas. Resaltó que de eso se trata la ingeniería social, de mostrar cómo se articula la música con todas las dinámicas sociales y sugirió que todos deberíamos aprender a tocar un instrumento, porque eso ayuda a retener más datos y acciones útiles en la memoria.

Concluyó su ponencia mencionando que en el Jazz “estamos hechos un lío”, ya que la música Jazz en la mayoría de los restaurantes, antros o incluso en la calle, queda como fondo. Pero es la música que más abunda y que más va evolucionando, mientras que el rock se ha estancado e involucionado, dijo. Por cuestiones de tiempo dio por finalizada su conferencia, la cual fue aplaudida con entusiasmo por todos los asistentes que disfrutaron la sonoridad del gran chamán de la ingeniería social.

 

Editado por Osiris Ruelas

Foto: Luis Castellanos

Comentarios

comentarios