Los mamuts están de vuelta

Un científico de Harvard planea revivirlos en un laboratorio para devolverlos al ártico.

Un ambicioso proyecto para restaurar ecosistemas extinguidos daría como resultado en pocos años más la vuelta a la vida de los mamuts lanudos. El proyecto científico que dirige el reconocido genetista George Church, de la Universidad de Harvard, aspira a ver caminar en el Ártico a híbridos de esa especie que desapareció de la faz de la tierra entre el 10.000 y el 1.700 AC.

La idea de Colossal, la nueva compañía de biociencia y genética que dirige Lamm y de la que Church es cofundador es, “además de traer de vuelta especies antiguas extintas como el mamut lanudo, aprovechar nuestras tecnologías para ayudar a preservar especies en peligro crítico que están al borde de la extinción y restaurar animales donde la humanidad participó en su desaparición“, dijo.

Los cofundadores de Colossal, los empresarios y científicos Ben Lamm y George Church, mientras posan frente a la imagen de un mamut (EFE/Colossal)

Los cofundadores de Colossal, los empresarios y científicos Ben Lamm y George Church, mientras posan frente a la imagen de un mamut (EFE/Colossal)

En 2015, Church y su equipo utilizaron Crispr para empalmar genes congelados de mamut lanudo en el ADN de las células de la piel de un elefante asiático. Esa fue la primera vez que se activaron genes de mamut lanudo desde su extinción.

El plan cuenta con una inversión inicial de 15 millones de dólares de varios inversionistas, incluido el propio empresario tecnológico Ben Lamm, reveló The Times.

Colossal cuenta con el respaldo financiero de destacadas empresas de inversión en tecnología y figuras como Thomas Tull, un productor de cine multimillonario e inversor en inteligencia artificial, agregó The Times.

Pero el proyecto para revivir esa especie que lleva adelante Colossal es más complejo aún y está basado en conceptos de ingeniería genética ya probados en cerdos. El resultado sería un híbrido elefante-mamut genéticamente modificado, cultivado en un útero artificial en un laboratorio.El ADN de elefantes asiáticos y mamuts lanudos es similar en un 99,6%, aseguró Colossal en su sitio web.

El proyecto de Colossal procurará devolver a la vida un híbrido de la especie y, además, utilizar su tecnología científica para restaurar otros ecosistemas perdidos y retrasar el cambio climático.

El objetivo final de la iniciativa es recrear hábitats perdidos devolviendo las especies extintas a sus lugares de origen. En el caso del mamut lanudo, permitiría revitalizar los pastizales árticos y esto a su vez permitiría ralentizar el derretimiento del permafrost y aumentar la captación de dióxido de carbono, a causa del cambio climático.

El concepto de desextinción implica crear un animal similar a una especie extinta a partir de la genética, no es unánime entre la comunidad científica y algunos investigadores dudan seriamente de su viabilidad o se preocupan por los riesgos de su aplicación.

“Hay muchos problemas que van a surgir de este proceso”, anticipó la bióloga Beth Saphiro a The New York Times. “Esto no es una desextinción. Nunca más habrá mamuts en la tierra. Si funciona, será un elefante quimérico, un organismo totalmente nuevo, sintético y genéticamente modificado”, advirtió en Twitter Tori Herridge, bióloga y paleontóloga del Museo de Historia Natural de Londres.

Con información de «infobae», editó Celeste Solano

Compartir:
Califica esta Noticia