¿Qué riesgos se corren si se deciden disputar los Juegos Olímpicos en plena pandemia?

Por: Fernando Meza

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020  vuelven a estar en la cuerda floja sobre si se realizan o no, y es que luego de la pandemia derivada del Covid-19, el Comité Olímpico Internacional junto con el gobierno japonés determinaron posponerlos para el 2021, considerando que en poco más de siete meses podría detenerse la pandemia.

Los meses siguen pasando y la situación no mejora, por lo que las condiciones para que Tokio 2020 se lleve a cabo son complicadas, no solo por todos los riesgos a los que se estarían exponiendo miles de deportistas, periodistas, staff técnico y aficionados. También hay que considerar que hay pruebas en las que aún faltan realizarse clasificatorios para determinas a los deportistas que tendrán su boleto a la máxima justa deportiva.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó el pasado 22 de enero que los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio y el Comité Olímpico Internacional (COI) tendrán que sopesar los riesgos antes de tomar una decisión sobre la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos para julio de 2021.

El director del programa de emergencias de la OMS, Mike Ryan, explicó durante una conferencia de prensa celebrada en Ginebra, que la agencia sanitaria de la ONU no tiene competencias para ordenar la anulación de un evento de este tipo, pero que lo que sí puede hacer es asesorar a los estados miembros.

«Para celebrar estos Juegos Olímpicos lo mejor sería detener la pandemia. La OMS desearía que pudieran celebrarse para que el mundo pudiera reunirse de nuevo pero que después de lo que ha ocurrido hay que tomar decisiones teniendo en cuenta los riesgos que conllevan». (ABC, 2021)

El gobierno japonés se habría reunido en secreto para determinar que el evento deportivo tiene que suspenderse por el coronavirus y que ya empezó la logística para ser sede en el 2032, después de celebrarse los Juegos Olímpicos de París en 2024 y Los Ángeles en 2028., según información publicada por el diario The Times el pasado 21 de enero.

«Según un alto miembro de la coalición gobernante, hay acuerdo en que los Juegos, ya postergados un año, están condenados. El objetivo ahora es encontrar una forma de anunciar la cancelación que salve las apariencias y que deje abierta la posibilidad de que Tokio sea el anfitrión en una fecha posterior. ‘Nadie quiere ser el primero en decirlo, pero el consenso es que es demasiado difícil». (El Universal, 2021)

Desde hace unos días, se ha informado que el 80% de los japoneses creen que la cita no se celebrará o no debería celebrarse ante el aumento de los contagios, según sondeos recientes en Japón.

Aunque la información desde dentro del Comité Olímpico Internacional sigue siendo confusa, y más después de la publicación del medio The Times. En los últimos días, las autoridades encargadas de los Juegos Olímpicos han dejado abierta la puerta sobre la posibilidad de que Tokio 2020 se lleve a cabo bajo estrictas medidas de sanidad.

El Comité Olímpico Internacional y los organizadores de Tokio lanzarán la semana próxima un manual detallado de cómo realizar los Juegos durante una pandemia. El plan fijará reglas estrictas para miles de deportistas que llegaran a Japón, sobre aislamiento en burbujas, y entonces dejar el país en cuanto terminen de competir.

El periódico deportivo Nikkan Sports, que no citó fuentes, dijo que se espera que los organizadores anuncien «pronto» que los fanáticos extranjeros no podrán asistir. La ministra olímpica Seiko Hashimoto dijo esta semana que la decisión sería anunciada «para la primavera». (Marca Claro, 2021)

Pero exactamente, ¿Cuáles serían los riesgos más grandes de permitir que los Juegos Olímpicos se lleven a cabo?, considerando la crisis mundial que se vive por la pandemia, donde los números de contagios y muertes siguen aumentando, mientras las vacunas aún no son suficientes para proteger a médicos y a la población en riesgo.

1. Aglomeraciones

El principal riesgo del coronavirus son las previsibles aglomeraciones en Tokio, con una altísima densidad de población, nada menos que 15.000 habitantes por metro cuadrado. En este sentido, las previsibles aglomeraciones tanto en las instalaciones deportivas como en otros lugares turísticos podrían suponer un factor muy peligroso de contagio.

2. Transportes

Tokio es mundialmente conocido por disponer de uno de los sistemas de transporte público más avanzados del mundo. Y el transporte aéreo es un problema añadido, ya que el tránsito de pasajeros que entran y salen de Japón en dirección a cualquier punto del globo puede ser un foco de contagio tanto interior como exterior, incluso aunque se extremen las medidas preventivas en el control de los aeropuertos.

3. Hoteles masificados

Si el problema del transporte parecía poco, también hay que añadirle el del alojamiento: en una cita como unos Juegos Olímpicos, la hostelería suele frotarse las manos, pero en este caso puede suponer un foco más de contagio. Por muchas medidas que se tomen, la resistencia del coronavirus puede hacer que cualquier hotel o ‘ryokan’ registre casos nuevos.

4. Atletas en riesgo

Buena parte de los atletas pueden sentirse en riesgo y optar por no acudir a la cita olímpica. Si esta situación afectase a muchos atletas (o a grandes estrellas) lo más probable es que el interés en los Juegos Olímpicos cayese por los suelos. Y no tendría mucho sentido llevarlos a cabo sin apenas atletas o público.

5. Salud de los empleados de Tokio 2020

Pero, al margen de los atletas y la Villa Olímpica, Tokio 2020 podría suspender los Juegos antes que comprometer la salud de sus miles de empleados y voluntarios. (La Información, 2020)

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Compartir:
Califica esta Noticia