Danzar: arte, cultura y comunidad

*** Giovanna Rodríguez García, maestra de danzas polinesias, comenta sobre los beneficios de practicar esta expresión cultural. *** Las danzas polinesias es un tipo de baile practicado en Hawái, Tahití, Islas Cook, Samoa e Islas de Pascua. *** Se trata de una de las danzas con más practicantes en la entidad.

Susana Guadalupe Núñez Palomino

 

Durante los días de normalidad, las casas de cultura de los municipios de Colima, lucían como parte de su oferta cultural, las danzas polinesias, un tipo de baile que también se practica en muchos gimnasios, ya que favorece la coordinación motriz y ejercita el cuerpo en general.

Giovanna Rodríguez García, de 31 años de edad, es maestra de Danzas Polinesias. Ella define a las danzas polinesias como un conjunto de danzas del Pacífico Sur, y una de las expresiones culturales más bellas.

Bailarina durante 17 años, los últimos cinco años ha sido maestra. Ella sostuvo una conversación exclusiva con Andante:

 

—¿Cómo llegas a conocer el mundo de las danzas?

—Las conocí en Tecomán, Colima, en la Casa de la Cultura de Tecomán, gracias a la maestra María Carrasco Vega.

 

—¿Qué sientes al compartir tus conocimientos de las danzas con los demás?

—Siento mucha alegría y pasión por estas culturas. Cuando veo que las alumnas y alumnos avanzan, me siento orgullosa de mí y de ellos, ya que para mí son mi familia.

 

—¿Crees que estás compartiendo una cultura?

—No sólo una cultura, en realidad les comparto cinco culturas: Hawái, Tahití, Islas Cook, Samoa e Islas de Pascua.

 

—¿Qué es lo que más te gusta de practicarlo?

—Lo que más me gusta de practicar estas danzas es que me transportó hacia esas culturas y la transmito con mucho cariño y respeto.

 

—¿Has sacrificado algo para realizar esto?

—Algunas reuniones y una que otra fiesta

 

—¿Cuál ha sido tu mejor experiencia en las danzas?

—El viajar y conocer otros bailarines y maestros nativos de las islas.

 

—¿Cuál ha sido tu peor experiencia en las danzas?

—En un viaje no me presenté a un seminario de danza porque me puse muy mal del estómago. Y al otro día saliendo de escenario del Teatro Principal de Puebla me desmayé y me puse mal.

 

—¿Existe algo que no te guste de las danzas?

—De la danza me gusta todo. Lo que no me gusta es de las personas que con su negatividad lo hacen que se vuelva pesado en ciertas ocasiones.

 

—Si no hubieras conocido este mundo de las danzas, ¿a qué crees que te dedicarías?

—A la música. Estudié canto, bell canto (ópera), o a la Pedagogía.

 

—¿Qué te motiva a seguir en esto?

—Mis alumnas, porque sé que para ellas soy una líder, y sus ganas de aprender día a día.

 

—¿Cuánto tiempo piensas dedicarte a esto?

—Hasta que el cuerpo aguante, si no se interfiere algo más.

 

—¿Qué requisito consideras que se debe tener para poder practicarlo?

—Las ganas de aprender. La actitud, de lo demás yo me encargo por enseñar.

 

—Podrías comentar un poco del arte de esta danza.

—El arte y la danza de cualquier estilo te ayuda a que tu cuerpo mente y corazón estén al cien, ya que al danzar tu cuerpo te pide los alimentos que necesita. Trabajas ciertos músculos de tu cuerpo y quemas caloría y grasas sin necesidad de ir al gimnasio.

Aparte que te sientes emocionalmente feliz cuando lo prácticas, y encuentras a personas que se hacen parte de tu familia. Pero en especial este tipo de Danzas del Pacífico, porque no sólo es bailar. Al bailar este estilo estás transmitiendo las historias de sus culturas, la sabiduría de cada isla. Aprendes a tocar sus instrumentos tradicionales y reconocer sus ritmos, te da la necesidad de aprender su lenguaje para entender y comprender aún más lo que danzas.

 

Editado por Rocío Rossi

Compartir:
Califica esta Noticia