¿Qué es un observatorio de medios?

Por: Aholibama Andrade

Ahora más que nunca es más fácil acceder a cualquier tipo de información, ya sea por la tele, radio o internet. Por lo mismo hay contenido para todo tipo de público, desde el más pequeño de la casa hasta los más longevos.

Aquí no es como en 1984, no estás pendiente de que el Gran Hermano te vigila y tienes temor a la hora de ver el contenido de tu preferencia. Claro existe la policía cibernética, los trackers, etc. Pero en general y por lo menos en México cada persona cuenta con libre albedrío respecto a lo que quiere ver y en qué medio lo quiere ver.

Aquí es donde entran los observatorios de medios, los cuales se enfocan en realizar un análisis de contenido de los medios, el cual va dirigido a todo el público para tratar de que su elección al momento de consumir cualquier tipo de contenido en los medios existentes sea más informada.

Parte de la figura del Ombudsman, el cual se refiere a la persona (en este caso organización) que funge como mediador, comisionado o protector del pueblo.

Tal vez se pueda confundir con una medida paternalista, pero en realidad es una herramienta por y para la sociedad. A fin de ayudar a escoger de manera más notificada sobre el contenido que desean consumir.

Por otro parte también es una alerta o puntualización a los medios de comunicación sobre el contenido que transmiten. En ningún momento tratan de censurar o restringir los temas que desean transmitir los medios, pero sí comentan o señalan la manera en que los abordan.

Un ejemplo de esto son los noticieros de televisión michoacanos durante la guerra contra el narco en el sexenio de Felipe Calderón. Para entrar en contexto, eran las tres de la tarde (por lo general la hora de la comida) momento en el que la familia se reúne y mientras consumen sus alimentos o charlan sobre sus actividades el noticiero está de fondo en la televisión y de repente en la pantalla salían imágenes o videos de cuerpos colgados en los puentes con alguna leyenda haciendo alusión al crimen organizado. Claramente es información que se debe de dar a conocer a la sociedad, pero la hora y la manera en que lo abordaban no era lo mejor.

Otro ejemplo, son los típicos periódicos del metro de la Ciudad de México, donde la foto de la página principal es una persona tirada en el piso cubierta de sangre junto con un título que sobrepasa lo cómico y se acerca a lo vulgar.

Son este tipo de cuestiones las que atienden los observatorios de medios. Por medio de un análisis, que trae a discusión el trabajo de los medios de comunicación desde una perspectiva crítica y neutral, ¿a qué me refiero a neutral? Pues que no sea afín a terceros, para que no actúe conforme a la ideología de la otredad. Sino que el análisis de contenido sea lo más imparcial posible. De manera que, no son ni instituciones gubernamentales o el sector privado quiénes se encargan de realizar esta labor. Si no, los mismos ciudadanos y profesionales que colaboran para realizar un examen detallado de los productos que emiten los medios de comunicación.

Dicho análisis, tiene por objetivo el de ayudar a la audiencia a interactuar de manera más positiva, orgánica y armoniosa con los medios. Los observatorios de medios, en ningún momento le dirán a la sociedad que no vea o consuma tal contenido; simplemente se limitarán a proporcionar las herramientas necesarias para que consuman de una manera más consciente el contenido del medio de su preferencia.

Entonces, si este análisis de contenido es por y para la población; debería ser la misma sociedad quien demande este tipo de análisis, que tal vez en primera instancia no llame tanto la atención o inclusive pueda parecer innecesario. Pero las ventajas de esto van más allá de si se realiza un consumo consciente del contenido para aumentar o asegurar una experiencia positiva. También es un aporte que enriquece el derecho de información de la población. El cual está relacionado intrínsecamente con el desarrollo de las sociedades democráticas.

Ante la desinformación en que los individuos se desenvuelven, hace del observatorio de medios todavía más importante. De cierta manera, es un tipo de garantía que podría tener el público sobre cómo se maneja la información y de ahí podrían escoger de mejor manera el medio por el cual se informarán para obtener información oficial.

En esta era de la tecnología, por la cantidad masiva de información es mucho más difícil saber quién dice la verdad. Otro aspecto que tocan los observatorios de medios es la ética con la que se transmite dicha información. Un ejemplo de esto, es la contingencia sanitaria. Es indispensable que la población conozca todo lo relacionado con el COVID-19, e independientemente de la línea editorial que maneje cada medio, deben de transmitir la información oficial tal cual. Si después el medio decide hacer una cobertura, columna o un podcast dando a conocer su postura u opinión acerca del coronavirus es muy diferente.

Recapitulando, el observatorio de medios realiza un análisis profundo de contenido. El cual no pretende censurar o restringir los temas que se transmiten. Sino, informar al posible público sobre la manera en que se dan a conocer dichos temas. A la par, señala e indica a los medios cuando su contenido no es acorde al público ni hora en que se transmiten.

Es importante puntualizar que el observatorio de medios también busca fomentar la participación ciudadana y esto sólo podrá incrementar si la población se involucra directamente. Lamentablemente, no toda la sociedad sabe de esta herramienta; únicamente las personas que se desenvuelven en este sector o área de conocimiento (posiblemente) saben de esto.

Por tanto, es de suma importancia que este tipo de análisis de contenido se dé a conocer en todos los sectores de la sociedad, que se difunda su labor para que la participación ciudadana sea mayor y ellos mismos sean quienes demanden el observatorio de medios.

 

Compartir:
Califica esta Noticia